Ven y Verás Junio 26

Breve pausa mini serie “Gaudete et exsultate” sobre el llamado a la santidad para traerles el Discurso del Papa Francisco durante el Encuentro Ecuménico en el Centro Ecuménico del CMI en Ginebra, con ocasión del 70 Aniversario del Consejo Ecuménico de las Iglesias (World Council of Churches, WCC).

Mis hermanos y hermanas, el Vaticano ha difundido para la Peregrinación Ecuménica que el Papa Francisco realizará a Ginebra (Suiza), el pasado jueves 21 de junio con motivo del 70° aniversario de la fundación del Consejo Ecuménico de las Iglesias.  La Iglesia es representada como una barca sobre el mar del mundo con el palo mayor en forma de cruz. “El antiguo símbolo cristiano de la barca tiene su origen en la llamada de los discípulos por parte de Jesús, y el signo de la tormenta en el lago de Galilea”, indicó la Santa Sede. Además, “encima de la cruz figura la palabra ‘oikoume’, de la que deriva el término ‘ecuménico’, es decir, ‘toda la tierra habitada’”.El logo figura el lema de la Peregrinación Ecuménica: “Caminar, rezar, trabajar juntos”.

Radio escucha, en su discurso, el Pontífice agradeció por la amable acogida que recibió en Ginebra y por la invitación para celebrar el 70º aniversario de la institución del Consejo Ecuménico de las Iglesias. “En la Biblia, setenta años evocan un período de tiempo cumplido, signo de la bendición de Dios – señaló el Papa – pero setenta es también un número que hace aflorar en la mente dos célebres pasajes evangélicos. En el primero, el Señor nos ha mandado perdonarnos no siete, sino «hasta setenta veces siete» (Mt 18,22). El número no se refiere desde luego a un concepto cuantitativo – explicó el Santo Padre – sino que abre un horizonte cualitativo: no mide la justicia, sino que inaugura el criterio de una caridad sin medida, capaz de perdonar sin límites”.

Somos los depositarios de la fe, de la caridad, de la esperanza de tantos que, con la fuerza inerme del Evangelio, han tenido la valentía de cambiar la dirección de la historia, precisó el Papa Francisco, esa historia que nos había llevado a desconfiar los unos de los otros y a distanciarnos recíprocamente, cediendo a la diabólica espiral de continuas fragmentaciones. “Gracias al Espíritu Santo, inspirador y guía del ecumenismo – alentó el Pontífice – la dirección ha cambiado y se ha trazado de manera indeleble un camino nuevo y antiguo a la vez: el camino de la comunión reconciliada, hacia la manifestación visible de esa fraternidad que ya une a los creyentes”.

…un llamado a la misión….

Mis hermanos y hermanas, el número setenta ofrece en el Evangelio un segundo punto de reflexión, puntualizó el Santo Padre y se refiere a los discípulos que Jesús envió a la misión durante su ministerio público y cuya memoria se celebra en el Oriente cristiano. El número de estos discípulos remite a las naciones conocidas, enumeradas al comienzo de la Escritura (cf. Gn 10).

¿Qué nos sugiere esto? Que la misión está dirigida a todos los pueblos y que cada discípulo, por ser tal, afirmó el Papa, debe convertirse en apóstol, en misionero. El Consejo Ecuménico de las Iglesias ha nacido como un instrumento de aquel movimiento ecuménico suscitado por una fuerte llamada a la misión: ¿cómo pueden los cristianos evangelizar si están divididos entre ellos? Esta apremiante pregunta es la que dirige también hoy nuestro caminar y traduce la oración del Señor a estar unidos «para que el mundo crea».

Discurso del Papa Francisco

Ecumenismo y misión—Ven y Veras!

Nuestro lema ha sido, es y seguirá siendo que nuestra Iglesia es UNA (Efe 4:5), SANTA (Efe 5:27), CATOLICA (Efe 2:19), APOSTOLICA (Efe 2:20) es indestructible, maestra, infalible (Mt 16:18; Tito 1:5; 2 Tm 1:6).

Mis hermanos y hermanas, “… crezcan en la gracia y el [conocimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2 Pd 3:18)