Ven y Verás Abril 11

¿Eres neo-pelagiano o neo-gnóstico?
Finalizando la mini serie.

El nuevo documento-Placuit Deo (en latín, “Ha complacido a Dios”) reafirma la enseñanza cristiana sobre Jesús como “el único Salvador de toda la humanidad.”

Mis hermanos y hermanas, la Congregación para la Doctrina de la Fe aclara algunos aspectos de la salvación ante el auge de “herejías” que nacen del “individualismo” las dos “antiguas herejías” que nacen del “individualismo” Ven y Veras inicio su programa hace 6 años: “Pelagianismo” y “gnosticimo”

Radio escucha ¿Qué es el Pelagianismo?

El pelagianismo era una herejía que minimizaba o negaba la necesidad de la gracia de Dios para evitar el pecado y alcanzar la salvación.

Lleva el nombre de Pelagius, un monje de las islas británicas que vivió en los años 300 y 400.

El pelagianismo fue combatido por San Agustín y otros, y fue condenado en una variedad de concilios.

El nuevo documento, Placuit Deo, explica:

Según la herejía pelagiana, desarrollada durante el siglo V alrededor de Pelagio, el hombre, para cumplir los mandamientos de Dios y ser salvo, necesita la gracia solo como ayuda externa para su libertad (como la luz, por ejemplo, [o] poder), no como una curación radical y regeneración de la libertad, sin mérito previo, hasta que pueda hacer el bien y alcanzar la vida eterna (fn.9).

Mis hermanos y hermanas ¿Qué es el Gnosticismo?

El gnosticismo fue una herejía que surgió en el segundo y tercer siglo. Tomó muchas formas diferentes.

Los gnósticos afirmaban tener un conocimiento especial sobre la naturaleza del mundo y una supuesta jerarquía de seres divinos y celestiales.

Comúnmente vieron el mundo material como malvado, siendo producido por un poder divino inferior que se identificó con el Dios del Antiguo Testamento.

La salvación consistía en la liberación de la carne al abrazar el mensaje gnóstico.

Radio oyentes, el documento “Placuit Deo” hace referencia a que “la salvación completa de la persona no consiste en las cosas que el hombre podría obtener por sí mismo”, como “la posesión o el bienestar material, la ciencia o la técnica, el poder o la influencia sobre los demás, la buena reputación o la autocomplacencia”.

Cristo es Salvador porque ha asumido nuestra humanidad integral y vivió una vida humana plena, en comunión con el Padre y con los hermanos. La salvación consiste en incorporarnos a nosotros mismos en su vida, recibiendo su Espíritu.

para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo”—Ven y Veras!

Nuestro lema ha sido, es y seguirá siendo que nuestra Iglesia es UNA (Efe 4:5), SANTA (Efe 5:27), CATOLICA (Efe 2:19), APOSTOLICA (Efe 2:20) es indestructible, maestra, infalible (Mt 16:18; Tito 1:5; 2 Tm 1:6).

Mis hermanos y hermanas, “… crezcan en la gracia y el [conocimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2 Pd 3:18)