Ven y Verás Noviembre 29

“El Adviento” 
TIEMPO DE ESPERA Y DE ESPERANZA (Rm 8:24) Nos preparamos para la venida del Señor Jesús en 3 maneras.

Primer domingo de adviento, en la primera lectura, se proclamó la esperanza del pueblo Israel por el libro profeta Isaías: “Ojalá rasgaras los cielos y bajaras, estremeciendo las montañas con tu presencia.”(Isaías 63:19)

 

Mis hermanos y hermanas, con el primer domingo de Adviento comienza un nuevo año litúrgico: el pueblo de Dios vuelve a ponerse en camino para vivir el misterio de Cristo en la historia. Cristo es el mismo ayer, hoy y siempre (cf. Hb 13,8); en cambio, la historia cambia y necesita ser evangelizada constantemente; necesita renovarse desde dentro, y la única verdadera novedad es Cristo: él es su realización plena, el futuro luminoso del hombre y del mundo. Jesús, resucitado de entre los muertos, es el Señor al que Dios someterá todos sus enemigos, incluida la misma muerte (cf. 1 Co 15,25-28).

Radio escucha, con la expresión de san Pablo: «en esperanza fuimos salvados» (Rm 8,24). En este, como en otros pasajes del Nuevo Testamento, la palabra «esperanza» está íntimamente relacionada con la palabra «fe». Es un don que cambia la vida de quien lo recibe….

Mis hermanos y hermanas, ¿cómo nos preparamos para la “venida” del Señor durante el tiempo de Adviento?

Nos preparamos para la venida del Señor Jesús en 3 maneras—Ven y Veras!

En primer lugar, nos estamos preparando para la segunda venida del Señor como el juez, en nuestra muerte personal o la del fin del mundo.

En segundo lugar, nos estamos preparando para recibir la presencia física de nuestro Redentor mediante el Sacramento de la Eucaristía.

Y En tercer lugar, nos estamos preparando para la llegada de la Navidad, el aniversario de la venida del Señor en este mundo como Dios encarnado.

Nuestro lema ha sido, es y seguirá siendo que nuestra Iglesia es UNA (Efe 4:5), SANTA (Efe 5:27), CATOLICA (Efe 2:19), APOSTOLICA (Efe 2:20) es indestructible, maestra, infalible (Mt 16:18; Tito 1:5; 2 Tm 1:6).

Mis hermanos y hermanas, “… crezcan en la gracia y el [conocimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2 Pd 3:18)

Bendiciones..!