Ven y Verás Noviembre 15

“La epístola o discurso A Diogneto”
LOS CRISTIANOS, ALMA DEL MUNDO

Radio escucha, hoy vamos a compartir un tratado apologético dirigido a un tal Diogneto que, había preguntado acerca de lo que le llamaba la atención sobre las creencias y modo de vida de los cristianos.

La epístola o discurso A Diogneto en latín, es una obra de la apologética cristiana, escrita, quizás, en las postrimerías del siglo II. La Carta a Diogneto, la más grande joya de la literatura cristiana de sus orígenes, nos cuenta cómo vivían los primeros cristianos

Mis hermanos y hermanas, los cristianos son el alma del mundo. Da testimonio de ello una carta de más de dos mil años….

Durante muchos siglos, un elegante manuscrito en griego ha permanecido relegado al silencio más ensordecedor. El texto, cuyos orígenes se desconocen hasta ahora, ha sido encontrado por casualidad en 1436 en Constantinopla junto a varios otros manuscritos dirigidos a un cierto “Diogneto”.

Aunque no se tiene certeza de quien sea el autor, se sabe que el destinatario era un pagano culto, que se interesaba en conocer más el cristianismo, esa nueva religión que se difundía con fuerza y vigor en el Imperio Romano y que atraía la atención del mundo por el valor con que sus seguidores enfrentaban el suplicio de una vida de persecuciones y por el amor intenso con que se amaban entre ellos y amaban a Dios.

El documento que pasó a la posteridad como la “Carta a Diogneto” describe quienes eran y cómo vivían los cristianos de los primeros siglos. Para gran parte de los estudiosos, se trata de la joya más valiosa de la literatura cristiana de sus orígenes.

Repito, la parte central de esta apología expone un aspecto fundamental de la vida de los primeros cristianos: el deber de santificarse en medio del mundo, iluminando todas las cosas con la luz de Cristo. Un mensaje siempre actual, que el Señor ha recordado a los hombres en estos tiempos últimos con las enseñanzas del Concilio Vaticano II.

Los textos de esta hermosa Carta a Diogneto son: I. Refutación del politeísmo. II. Refutación del judaísmo. III. Los cristianos en el mundo. IV. El designio salvador de Dios—Ven y Veras!

Nuestro lema ha sido, es y seguirá siendo que nuestra Iglesia es UNA (Efe 4:5), SANTA (Efe 5:27), CATOLICA (Efe 2:19), APOSTOLICA (Efe 2:20) es indestructible, maestra, infalible (Mt 16:18; Tito 1:5; 2 Tm 1:6).

Mis hermanos y hermanas, “… crezcan en la gracia y el [conocimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2 Pd 3:18)

Bendiciones..!