Ven y Verás Agosto 16

“Fiesta de la Solemnidad De La Asunción De La Bienaventurada Santísima Virgen María”
(MADRE DE DIOS-MADRE DE LA IGLESIA) FUE ASUNTA EN CUERPO Y ALMA A LA GLORIA CELESTE

Radio escucha: Imploremos, por intercesión de la Virgen María, para que venga a nosotros y al mundo entero su Reino de amor, de justicia y de paz”.

Primero entendamos que “asunción” no es lo mismo que “ascensión”. La “ascensión” es el hecho de ascender a los cielos por sí mismo como Jesús (Lc 1, 3-11). “Asunción” es ser llevado a los cielos por Dios mismo o por los ángeles.

5) ¿Por qué María debería morir sí estuvo libre del pecado original y sin mancha?

Ser libre del pecado original y sin mancha no es lo mismo que estar en un estado glorificado, inmortal.

Jesús también fue liberado del pecado original y su mancha, pero podía-y no morir.

Expresar una opinión común entre los teólogos, MANUAL DE TEOLOGÍA DOGMÁTICA Ludwig Ott escribe (Libro tercero TRATADO DE DIOS REDENTOR, Capítulo tercero, Canal 2: Los privilegios de la Madre de Dios, § [párrafo o sección] 6) “Para María, la muerte, en consecuencia de su libertad del pecado original y de los pecados personales, no era una consecuencia del castigo del pecado.  Sin embargo, parece conveniente que el cuerpo de María, que es por naturaleza mortal, debería ser, en conformidad con la de su Hijo divino, sujeto a la ley general de la muerte.”

¿Cuáles son las primeras referencias a la Asunción de María?

Juan Pablo II señaló:

El primer rastro de creencia en la Asunción de la Virgen se encuentra en los relatos apócrifos titulados Transitus Mariae, cuyo origen data de los siglos II y III.

Se trata de representaciones populares ya veces romantizadas, que en este caso, sin embargo, recogen una intuición de fe por parte del Pueblo de Dios.

¿Cómo se desarrolló el reconocimiento de la Asunción de María en el Oriente?

Juan Pablo II señaló:

Hubo un largo período de creciente reflexión sobre el destino de María en el otro mundo.

Esto condujo gradualmente a los fieles a la fe en la elevación gloriosa de la Madre de Jesús, en cuerpo y alma, y a la institución en Oriente de las fiestas litúrgicas de la Dormición [“dormido”, es decir, la muerte] y de la Asunción de María.

Nuestro Catecismo de la Iglesia Católica en el nº 2177 nos dice que:

La Celebración dominical del Día y de la Eucaristía del Señor tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia. “El domingo en el que se celebra el Misterio Pascual, por tradición apostólica, ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto” (CIC, can. 1246,1).

“Igualmente deben observarse los días de:

Navidad, (25.12)

Epifanía, (6.1)

Ascensión, (Séptimo Domingo de Pascua)

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, (jueves después de la Santísima Trinidad)

Santa María Madre de Dios, (1.1)

Inmaculada Concepción y (8.12)

Asunción, (15.8)

San José, (19.3)

Santos Apóstoles Pedro y Pablo (29.6)

y, finalmente, Todos los Santos” (1.11)  (CIC, can. 1246,1).

Catecismo de la Iglesia Católica nº 2181

También, la Eucaristía del Domingo fundamenta y ratifica toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC, can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave.

Hermanos y hermanas, la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo es un Dogma de nuestra fe católica, expresamente definido por el Papa Pío XII hablando “ex-cathedra”. Y… ¿qué es un Dogma? Puesto en los términos más sencillos, Dogma es una verdad de Fe, revelada por Dios (en la Sagrada Escritura o contenida en la Tradición), y que además es propuesta por la Iglesia como realmente revelada por Dios.

Lutero y otros a partir del siglo XVI propagaron la herejía llamada “Solo la Escritura”. Esta enseña que solo la Biblia, y no la Tradición Apostólica, es fuente de revelación. Negaron la autoridad del Papa y de los obispos para enseñar. Este error causó el desmembramiento de la propia Reforma Protestante en miles de iglesias independientes, cada una con su propia interpretación.

El Párrafo 6 del Catecismo de la Iglesia Católica leemos: MARÍA, MADRE DE CRISTO, MADRE DE LA IGLESIA:

#963 Después de haber hablado del papel de la Virgen María en el Misterio de Cristo y del Espíritu, conviene considerar ahora su lugar en el Misterio de la Iglesia. «Se la reconoce y se la venera como verdadera Madre de Dios y del Redentor […] más aún, “es verdaderamente la Madre de los miembros (de Cristo) porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella cabeza” (LG 53; cf. San Agustín, De sancta virginitate 6, 6)”».  “María […], Madre de Cristo, Madre de la Iglesia” (Pablo VI, Discurso a los padres conciliares al concluir la tercera sesión del Concilio Ecuménico, 21 de noviembre de 1964).

¿Es bíblica la Asunción de las personas?—Ven y Veras!!!

Nuestro lema ha sido, es y seguirá siendo que nuestra Iglesia es UNA (Efe 4:5), SANTA (Efe 5:27), CATOLICA (Efe 2:19), APOSTOLICA (Efe 2:20) es indestructible, maestra, infalible (Mt 16:18; Tito 1:5; 2 Tm 1:6).

Mis hermanos y hermanas, “… crezcan en la gracia y el [conocimiento] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2 Pd 3:18)

Bendiciones..!