Nuevo Diacono Ordenado batalla cáncer etapa cuatro

 

ORLANDO | El Obispo Noonan estuvo frente al altar en la Parroquia Holy Cross en Orlando y puso sus manos sobre la cabeza de Elías Coll. En ESE momento, el llamado que este Católico de 63 anos había tenido durante toda su vida finalmente se pudo completar.

“Desde que estaba en el vientre de mi madre, sentía que estaba llamado a ser diacono,” dijo el Diacono Coll.

El Diacono Coll estaba originalmente programado para ser ordenado en junio de 2017.  Pero los médicos no están seguros que vivirá hasta entones.  Tiene cáncer en el colon Etapa 4 y el cáncer se ha propagado hacia otros órganos.  El Obispo Noonan decidió entonces mover la fecha de la ordenación, la cual fue celebrada el 26 de noviembre.

“Elias siempre ha sido un servidor de Cristo – visitando los enfermos, los sin hogar y todos los necesitados.  El ha vivido el llamado del diaconado a través de toda su vida.  Aun en medio de su lucha contra el cáncer ha permitido que el regalo del Espíritu Santo brille sobre el- siempre con fe, valentía y alegría,” dijo el Diacono Gray, director del Diaconado Permanente de la Diócesis de Orlando y secretario del Secretariado de Liderazgo y Vida Parroquial.  “Todo lo que necesita es conocer a Elías e inmediatamente sabe que la luz de Cristo brilla a través de el.  Ordenarlo ahora a la vida que siempre ha estado viviendo es una decisión natural,” añadió.

El Diacono Coll llego de Orlando desde Venezuela con su familia en el 2003.  Dejo su país par buscar un mejor futuro educacional y oportunidades económicas para sus hijos y para vivir en un país que ofrece seguridad, y libertad para vivir su fe.

“Nos mudamos para que nuestros hijos tuviesen un futuro mejor, para que pudiesen estudiar y desarrollarse espiritual y socialmente como hijos de Dios.  Hemos sido bendecidos.  Dios nunca termina con su generosidad,” dijo el Diacono Coll, quien es parroquiano de Holy Cross.

Su esposa, Enri, dijo que su esposa es un ejemplo para los demás.  Muchas veces cuando la gente los visitan es por su enfermedad y desean alegrar su día, pero son ellos los que salen alentados por su fe inquebrantable y su compasión por los demás.

“Por la gloria de Dios no he sufrido con dolor.  No me quejo.  Por el contrario, doy gracias a Dios.  Gracias a Dios que fui yo y no mi esposa o mis hijos,” dijo el Diacono Coll.

Ministrando al Enfermo

Durante sus muchos anos participando en la Parroquia Holy Cross, ha sido voluntario con el Ministerio de los Enfermos y el Ministerio de Consolación.  Aun ahora, estando enfermo, continua sirviendo y ministrando a los enfermos de su parroquia.  La mayor parte de las personas que visita son enfermos de cáncer.

 

Me fortalecen los enfermos ya que los considero instrumentos de Dios.  Aprendí de Jesús como conocer a Dios y vivir de acuerdo a su voluntad.  Así es como ministro a aquellos que están enfermos y nos unimos en oración creyendo que lo que es imposible para nosotros es posible para Dios.  Nuestra salvación es mas importante que nuestra sanación.”

En el 2012, solicito convertirse en diacono y fue aceptado en el programa de formación de cinco anos.  Menos de un ano después, recibió el diagnostico de cáncer.  Desde entonces ha tenido varios tratamientos de quimioterapia y ha estado tomando medicamentos pesados para batallar el cáncer.  Esto no evito que continuara su camino hacia convertirse en diacono.

Escogido

Inmediatamente antes de su ordenación, el Obispo Noonan le dijo a la congregación que el Diacono Coll había sido elegido por Dios, el pastor y el pueblo, similar a las lecturas de Hechos, Capitulo 6, versículo 1 cuando la comunidad de discípulos se unieron para elegir a siete hombres para ordenar como diáconos

“Yo confió en el pueblo de Holy Cross, porque lo han escogido, yo también he llegado a creer que el Señor lo ha escogido, dijo el Obispo Noonan.

Refiriéndose al regalo de la fe y de la ordenación, el Obispo Noonan dijo, “en el día de su bautismo recibió un regalo especial.  Fue ungido con el aceite crismal para simbolizar que es sagrado.  Fue fortalecido por el poder del Espíritu Santo y fue enriquecido por el Espíritu Santo y sus dones.  Hoy esta por recibir el libro de los Evangelios porque esta a punto de convertirse en su heraldo.”

Explicando el rol del diacono, el Obispo Noonan dijo,

“El Papa Francisco nos recuerda que somos un hospital de área.  Debemos ir por el mundo a encontrar los cautivos, los olvidados, especialmente aquellos que no se sienten amados por Dios.  Recordamos una y otra vez, que todos somos hijos de Dios.”

El Obispo Noonan también dio este mandato al Diacono Coll:

“Elías, eres un hombre de oración.  Has sido llamado a vivir como oración.  Ora por ti mismo, por tu esposa y por la familia que te ha sido encomendada.  Trae a Cristo a los enfermos y los moribundos.  Cuando predique, y cuando ensene el Evangelio, que el Señor siempre este en su corazón.  Con la ayuda de Dios, siempre actuara de manera que sea reconocido por la palabras de Jesús quien vino ‘no a ser servido si no a servir.”

En la Salud y en la Enfermedad

El Diacono Coll y su esposa han estado casados por 37 anos y tienen tres hijos adultos y cuatro nietos.  Esta enfermedad y su jornada a través del diaconado ha hecho su matrimonio mas fuerte.

“Crecemos en amor por medio de Dios.  Podemos ayudarnos unos a otros, ofreciendo fortaleza el uno al otro y sabiendo que cada día aun si no estamos de acuerdo o enfrentamos dificultades, estamos unidos a través de Dios.  Es nuestro fundamento.  Jesús esta siempre con nosotros.”, dice Inri.

“Si, siempre,” añadió el Diacono Coll.  “En unión a la Virgen María, vivimos y trabajamos con Jesucristo, la Virgen María y San José.  San José es un icono para los hombres y les ayuda a ser buenos esposos y padres.

Reflexionando en el significado de su ordenación, el Diacono Coll dijo, “Hoy es un día glorioso.  Es un recordatorio de la gracia y la bendición de nuestro Señor y de la abundancia de la misericordia de Dios.”

Cuando se le pregunto como ha podido soportar las dificultades de su enfermedad, dijo “oración, Comunión diaria, visitando el Sacramento Sagrado, amando mi familia y visitando los enfermos.

El dijo que va a continuar haciendo todas estas cosas hasta que ya no pueda.  Los médicos dicen que solo tiene seis meses antes de que el cáncer le tome la vida.  El no se preocupa por el tiempo.  El esta preocupado por lo que hace con el tiempo.

“Puede que muera esta noche.  Pero puede que sea en cinco anos o en 20 anos.  Seguiré sirviendo,” dijo.  “Seguiré haciendo exactamente las mismas cosas que he estado haciendo, preparando mi alma, engrandeciendo mi espíritu y dando mi vida a Dios, porque Dios es mi creador y no soy yo el que vivo si no Cristo que vive en mi.

Cuando se le pregunta como desea ser recordado, dice, “Por mi fe!”