Noble deber de los laicos – Agosto 2017

¡Qué profunda y llena de riqueza es la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué insondables son sus designios y qué incomprensibles sus caminos!
Romanos 11:33

 

Mis Hermanas y Hermanos en Cristo,

Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes. San Pablo en su carta a los romanos celebra la sabiduría del plan de salvación de Dios. Pablo indica a lo largo de sus cartas que, tanto judíos como gentiles, a pesar de la resistencia religiosa de cada uno, han recibido el don de la fe. Los métodos usados ​​por Dios para hacer este alcance al mundo va más allá de la comprensión humana, pero son al mismo tiempo una deslumbrante invitación a la fe permanente.

Como Adán, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, María y José, y todos los santos, tú y yo somos instrumentos del Señor. Se nos ha dado el don de la fe y Dios nos ayuda, a través de Su gracia salvífica, a hacer llegar Su alcance al mundo. Todos somos el pueblo de Dios – laicos, religiosos y clérigos. Sé, sin embargo, que ustedes, como laicos, tienen una vocación especial. Los sacerdotes no fueron ordenados por Cristo para asumir toda la misión salvífica de la Iglesia hacia el mundo. Como sacerdotes, es nuestro deber “pastorear a los fieles” y reconocer sus ministerios y carismas, de modo que cooperemos en el acercamiento de Dios al mundo con una sola mente.

El documento papal del Concilio Vaticano II, Lumen Gentium (La luz del mundo), señala que todos debemos “practicar la verdad en el amor, y así crecer en todas las cosas de las cuales son Cristo, la cabeza. Pues de él todo el cuerpo, estrechamente unido y tejido a través de cada articulación del sistema, según el buen funcionamiento de cada parte, deriva su aumento en la edificación de sí mismo en el amor” (Efesios 4: 15,16).

Sobre ustedes, los laicos, descansa la noble vocación de participar en la obra salvífica de la Iglesia. Ustedes están llamados a consagrar el mundo mismo a Dios. Todas sus obras, oraciones y esfuerzos apostólicos, su vida ordinaria matrimonial y familiar, sus ocupaciones cotidianas, su relajación física y mental, si se llevan a cabo en el Espíritu, e incluso las privaciones de la vida, si son llevadas con paciencia—todas se convierten en “sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo” (1 Pedro 2: 5). Ustedes son testigos de Cristo para que el poder del Evangelio pueda brillar diariamente en su vida social y familiar.

Por tu fidelidad, preparas el campo del mundo para la semilla de la Palabra de Dios; y al mismo tiempo abres más las puertas de la Iglesia por las cuales el mensaje de paz pueda entrar en el mundo. ¡También debes prepararte! Tu formación, entonces, está siempre presente. Tu participación en los sacramentos, tu vida de oración, tu estudio de las Escrituras, tu participación en el alcance social continúan formándolos para este deber espléndido. Nunca se satisfagan con lo que saben, siempre busquen a Dios en cada momento. Aprendan el significado más profundo y el valor de toda la creación, así como su papel en la alabanza armoniosa de Dios. Ayúdense mutuamente a vivir vidas más santas, incluso en sus ocupaciones diarias. El Papa Francisco dijo: “La vida de la Iglesia. . . es luz contagiosa. Cuanto más luz de  Jesús tengamos como cristianos, más ilumina la luz de Jesús en la vida de la Iglesia, más viva es. La vida de la Iglesia es el contagio de la luz.”

Lean los documentos y escuchen a los oradores para conducirle a comprender la profundidad del amor de Dios para que las semillas que siembran estén plenamente nutridas. Hay muchos documentos disponibles para nosotros a través del don de la tecnología. Tengan cuidado en su discernimiento de que no se engañen por falsas enseñanzas. Les sugiero que vayan a la fuente directa de las palabras del Papa Francis, www.vatican.va. La Conferencia de los Obispos de los Estados Unidos publica discursos, documentos y homilías diariamente en www.usccb.org. La Conferencia de Obispos Católicos de la Florida ofrece la Florida Catholic Advocacy Network (FLCAN), https://flaccb.org/florida-catholic-advocacy-network, para conectar, educar y movilizar a los católicos de las siete diócesis de la Florida en temas de política pública relacionados con la vida, la dignidad y el bien común. Les ofrece la oportunidad de mantenerse al día sobre temas de política pública de interés para la Iglesia Católica en la Florida y comunicarse con los políticos. Hay muchos más recursos disponibles a través de la Florida Catholic, el sitio web de la Diócesis de Orlando, www.orlandodiocese.org, y la aplicación Faith Fit, www.befaithfit.org, que se ofrece de forma gratuita en las tiendas de aplicaciones.

“Las clases y deberes de la vida son muchos, pero la santidad es una sola, esa santidad que es cultivada por todos los que son movidos por el Espíritu de Dios, y que obedecen a la voz del Padre y adoran a Dios Padre en espíritu y en verdad. Estas personas siguen al Cristo pobre, el Cristo humilde y crucificado para ser dignos de ser partícipes en Su gloria. Cada persona debe caminar sin vacilar de acuerdo con sus propios dones y deberes personales en el camino de la fe viva, que despierta esperanza y obra a través de la caridad” (Lumen Gentium, 41).

En nuestra vida cotidiana, llevemos adelante la profundidad de las riquezas, la sabiduría y la ciencia de Dios.