Luego de 23 años la comunidad de Santa Catalina coloca la primera piedra

Manuelita Placa (left) and Fr. José Bautista at the groundbreaking ceremony. (KATHERINE LAGUNA | FC)

KATHERINE LAGUNA
Del Florida Catholic

KISSIMMEE | Para Nelson y Manuelita Placa, el camino hacia un santuario permanente para la Parroquia Santa Catalina de Siena en Kissimmee tomó décadas, pero siempre mantuvieron la fe. Santa Catalina de Siena comenzó como una misión bajo la guía de la Parroquia Holy Redeemer en 1994. Los Placa fueron una de las primeras familias en la comunidad de oración que comenzó con solo 100 personas.

“Celebrábamos Misa donde pudiésemos. Algunas veces nos turnábamos las casas; por un corto tiempo estuvimos en Buenaventura Gold Club y en otro momento en un edificio de oficinas, por mencionar algunos”, dijo Manuelita. La misión fue relocalizada una vez más luego de los devastadores tornados en 1998 antes de que se situara finalmente en el primer edificio multi-funcional bendecido por el Obispo Norbert Dorsey.

Los Placa trabajaron fuerte sirviendo la comunidad, participando en diferentes ministerios a la vez. Nelson fue mentor de los servidores del altar, mientras Manuelita preparaba múltiples misas como sacristán. Juntos, la pareja enseñó clases de preparación matrimonial a la vez que se aferraban a la esperanza de tener un lugar de adoración permanente. A medida que la comunidad crecía, también el sueño.

“Comenzamos orando, con este sueño de que algún día tendríamos un templo oficial, dedicado a la Misa y adoración”, dijo Manuelita. Ella y Nelson estuvieron felizmente casados por 47 años. Cuando él murió de un ataque al corazón en 2015, Manuelita se aferró al sueño por los dos.

El 26 de noviembre Manuelita entró a su parroquia con lágrimas en los ojos, sintiendo la anticipación del día. No sólo era la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, sino que también marcó el inicio de un sueño hecho realidad luego de 23 años. Casi 800  parroquianos se unieron a ella en esta alegre celebración.

“En algún punto a lo largo de los años, comenzó a sentirse como si no fuese a ocurrir, casi como si estuviésemos perdiendo la esperanza”, dijo el Padre José Bautista, párroco de la Parroquia Santa Catalina de Siena. “Pero continuamos trabajando como comunidad. Continuamos orando. Solo ver el brillo de alegría en los ojos de la gente, es una esperanza renovada para la comunidad de fe”.

El Obispo John Noonan bendijo el terreno donde se construirá el templo de 11,894 pies cuadrados de Santa Catalina de Siena. Tendrá espacio para más de 700 personas y debe estar listo para adoración al final de 2018.

Durante su homilía, el Obispo Noonan se dirigió a la comunidad diciendo, “Este es el comienzo y el futuro de Santa Catalina, pero lo importante de las personas de fe es que ustedes son la Iglesia, no el edificio. Ustedes son el templo vivo. Ustedes cargan a Cristo en sus vidas. Ustedes están aquí hoy porque ustedes creyeron y tienen una relación con Jesucristo”.

Para los parroquianos de Santa Catalina de Siena, el ver al Obispo Noonan iniciar el proceso de construcción les brida alegría y esperanza para la comunidad. “La presencia de nuestro Obispo colocando la primera piedra de nuestro templo fortifica la fe de la gente”, dijo el Padre Nazaire Masillon, vicario parroquial de la Parroquia Santa Catalina de Siena. “La comunidad ha estado esperando por este momento. La fe y la pasión de toda la gente en Santa Catalina son fuertes y todos estamos en una ola de felicidad absoluta”.

El Padre Bautista cree que el futuro de Santa Catalina es fructífero. “El tener un templo sagrado y consagrado para adorar a Dios y entrar en esa conexión con Dios en la liturgia y a través de los Sacramentos –es nuestro milagro”.

En cuanto a Manuelita, ella planifica quedarse en la parroquia donde ella y su esposo crecieron juntos en la fe. “En mi corazón sé que a él le hubiese encantado. Nuestros hijos fueron criados en Santa Catalina. Mi esperanza es que todos continuemos el legado y sigamos juntos en nuestra fe como familia”.