Capacitando los estudiantes a través de tecnología imaginativa

 

DAYTONA BEACH | Control remoto de robots y jardines diseñados en las computadoras; estas son sólo algunas de las realidades que ocurren ya en el nuevo Makerspace en el Laboratorio de Innovación en la Escuela Superior Padre López en Daytona Beach.

El Laboratorio de Innovación es debido en gran parte al principal Pat La Morte quien encabezó el movimiento hacia el desarrollo de los centros TEAL (aprendizaje activo potenciado con tecnología).

Explicó algunas de las capacidades diciendo: “el Makerspace es un área zonificada compuesta de grandes estaciones colaborativas, escritorios, bancos de impresoras 3D, robótica, codificación de ordenadores donde los alumnos pueden construir sus propios programas de software, producción musical, áreas de asientos acojinados con estaciones de carga y mucho más”, dijo. “El campus entero es
realmente el Centro de Innovación o el Laboratorio, pero el espacio rediseñado del Centro de Comunicaciones Familia O’Neil (donde se encuentra el Makerspace)”.

La escuela comenzó a aplicar TEAL a lo largo de la escuela, en cada clase en cada grado, en noviembre pasado. “El espacio más grande en el Centro de Innovación está diseñado para despertar la creatividad del estudiante,” dijo La Morte, quien dice toda esta creatividad ha cambiado totalmente el  aprendizaje y calificaciones.

Delaney, un estudiante cuarta generación en Padre López del décimo grado, dijo que la nueva tecnología ayuda a los estudiantes a expresarse mejor. Un corto paseo a tres jardineras con flores silvestres, frutas y hortalizas ha probado su punto. El jardín es un producto de la escuela 4-H Club (club de salud, corazón, manos y cabeza – no afiliado a la Asociación Nacional).

“Nuestros estudiantes querían crear algo en el campus que fuese totalmente nuestro,” dijo Delaney que dirigió el proyecto. “Hemos diseñado el proyecto en el Centro de Innovación. Dibujamos los planes en la sala de arte, luego fuimos a las computadoras y esbozamos cómo queríamos que se viera y cómo íbamos a estructurar los jardines. “Fue más fácil de visualizar utilizando el Centro de Innovación, explicó. A través de patrocinadores que cubrieron cosas tales como la madera y la tierra, el equipo trabajó con el Club de Ciencias Ambientales para ejecutar el proyecto.

Las posibilidades son infinitas. Las herramientas para el aprendizaje desde  la clase de religión utilizando el espacio para crear un proyecto para ayudar a comprender la teología del sufrimiento en el Club de Tecnología y creando tutoriales y su propia versión de una “Barra de Genios” para ayudar a otros estudiantes, el laboratorio representa las palabras pintadas sobre su arco de entrada, “El Empoderamiento comienza aquí.”

La Morte está confiado en que sus estudiantes están en el camino correcto. “Les reparara más allá de lo académico para aprender a colaborar juntos,” dice La Morte. “Está en la vanguardia. Es con lo que han crecido y tenerla aquí como otra herramienta que nuestros profesores pueden usar dará a nuestros alumnos muchísimas ventajas.”

“La imaginación es el límite,” La Morte le dice a sus alumnos, “hemos sentado las bases para su Centro de Innovación. Úselo. Aprenda en él. Explore y con su ayuda, podemos llevarlo al nivel que desee.”